La creatividad como herramienta de fidelización

La creatividad aplicada al marketing antes era diferencial para comunicar las acciones positivas y ganar puntos con el público. Hoy en día, los usuarios esperan más de nosotros: Quieren respuestas a sus necesidades. Es aquí donde entra la creatividad.

La creatividad como método para fidelizar

Empecemos siendo directos. Si hay algo innegable dentro del mundo del marketing es que ese idealizado futuro data driven ha pasado a convertirse en nuestro presente.

No existe la menor duda de que esta tendencia es hoy más importante que nunca y que en el futuro no irá a menos. De hecho, nos aventuramos a decir que no hemos hecho más que empezar a vislumbrar el camino al que nos dirigimos, y que la innovación y la tecnología serán claves si queremos recorrer este camino.

Sin embargo, ¿esto significa que la creatividad ha muerto? Y si no es así, ¿Cuál es el papel que va a adoptar dentro de nuestra estrategia?

Vayamos por partes.

La creatividad siempre ha sido uno de los pilares clave dentro de las estrategias. Y no solo hablamos de estrategias de marketing (online u offline), sino que debería ser una pieza clave dentro de cualquier estrategia de negocio. Ahora bien, no deberías construir todo entorno a esa idea super chula que se te acaba de ocurrir. La piedra angular de toda decisión debe ser el dato. Pero esto solo te indica el destino al que te conviene llegar y te da ideas de diferentes rutas a seguir. La creatividad será la que te permitirá llegar a ese destino más rápido que nadie.

Creatividad para fidelizar

Cuando pensamos en estrategias creativas, casi siempre nos viene a la mente alguna increíble campaña publicitaria con un copy pegadizo y un mensaje realmente bueno que, además, se ha ejecutado desde un punto de vista artístico de manera intachable.

En líneas generales, tendemos a pensar siempre en estrategias de captación cuando hablamos de creatividad. Sin embargo, si existe algo más importante que captar clientes y usuarios, es retenerlos. Si queremos que nuestro negocio crezca de forma constante, es crucial lograr retener a aquellos que se han convertido en nuestros clientes. Y para eso necesitamos aportarles valor y lograr que se sientan arropados por nuestra empresa; hacerles saber que nos preocupamos por ofrecerles el mejor servicio posible. Claro está, todo esto será imposible si nuestro producto no tiene calidad.

Seguro que eso ya lo has leído en otros mil blogs, aproximadamente. El “problema” de todo eso es que eso ya no tendría ni que ser necesario tener que decirlo. Se debería dar por supuesto. Es como el tema del compromiso sostenible de las empresas. Hubo una temporada en la que era diferencial e innovador decir que te comprometías con el medioambiente haciendo x acciones. Y comunicarlo correctamente se traducía en que ganabas puntos con respecto a tus clientes (si es que se trataba de un target que valoraba este tipo de cuestiones, claro). Pero esto ha dejado de percibirse como un valor añadido y se empieza a considerar una obligación que toda empresa debería cumplir, por lo que aunque siga siendo necesario comunicarlo, no deberíamos hacer girar nuestra estrategia entorno a esto.

Ahora los usuarios esperan más por nuestra parte. Saben que tienen a su alcance una cantidad enorme de empresas que se dedican a lo mismo que tú y que, probablemente, también van a dar respuesta a sus necesidades satisfactoriamente. Aquí es donde entra en juego el verdadero valor de la creatividad.

Un nuevo reto

Tenemos que encontrar la forma de llegar a nuestros clientes y conseguir que generen un vínculo con nosotros. Nos compran o contratan por un motivo funcional, pero se quedan con nosotros por cómo les hacemos sentir.

Así pues, nuestro deber será conocer a nuestro cliente. De hecho, la frase debería ser “conocer a nuestros clientes”. En plural. Decimos esto porque los perfiles de estos pueden ser de lo más diversos y sus razones para comprarnos también, por lo que tenemos que asegurarnos de que vamos categorizándolos en función de las pistas e interacciones que tienen con nosotros y así poder ajustar al máximo las comunicaciones con cada uno de ellos. Solo así tendremos éxito a largo plazo.

 

Creatividad en los copys

No solo es importante lo que dices sino también el cómo lo dices. Si tienes suscriptores en tu newsletter, deberías tener segmentados diferentes tipos de suscriptores para saber qué tipo de contenidos son los que le interesan a cada uno y que estilo de redacción suele se el que mejor funciona con ellos. Para que todo este proceso de engagement con el usuario sea efectivo y logremos realmente llamar su atención y llevarlo donde queremos (en este caso, a que lea los contenidos que le mandamos), hay que ser tremendamente creativo.

Solo piensa en cuantas veces te has suscrito a una newsletter convencido de que suben contenidos de calidad e interesantes para acabar dándote de baja a los 4 meses sin haber leído uno solo de los contenidos que te han mandado. Lo más probable es que abrieses los primeros correos que te mandaron, pero nunca llegaste a abrir la newsletter.

Una buena estrategia creativa combinada con datos de comportamiento de usuario será nuestro mejor aliado para lograr nuestros objetivos, independientemente de los que sean.

Creatividad en la presentación de los contenidos

Ya hemos comentado que los textos son muy importantes para conectar con nuestros usuarios. Sin embargo, para que estos puedan tener la oportunidad de generar este engagement, antes hay que motivarlos para que los lean.

Nuestro cerebro está configurado para procesar mucho más rápido imágenes que textos. En concreto, nuestro cerebro procesa las imágenes 60.000 veces más rápido que el texto. Da que pensar, ¿verdad? Es por esto por lo que en la comunicación publicitaria cada vez se tiende más a tratar de comunicar lo máximo posible con la composición visual y utilizar el texto como complemento que te ayude a terminar de entender lo que estás viendo.

Esto se puede traducir a nuestras estrategias de fidelización con clientes. Volviendo al caso de antes. Si logramos que el usuario abra el correo y de repente se encuentra con un contenido impactante y atractivo, es muy probable que quiera ver de qué se trata. Si hemos hecho bien el paso anterior y el copy también es de calidad, te aseguro que tienes todas las papeletas para que ese usuario decida hacer clic en el CTA y volver a abrir tus siguientes correos.

Como has llegado hasta el final de este artículo, seguro que también te gustarán:

Copywriting para email marketing en 5 pasos

Estrategias para fidelizar a tus clientes

Seguir leyendo —

¿Quieres más contenido?

Ver los post

¿Preparado para comenzar?

Contáctanos
Subir