Cómo crear landing pages para vender más

Crear una buena landing page incrementa de forma exponencial el éxito de tus campañas de publicidad. A continuación te ofrecemos una recopilación de consejos que es importante tener en cuenta sobre cómo crear landing pages si deseas lograr los mejores resultados.

landing pages para vender

La velocidad con la que las empresas se están sumando a la ola de la transformación digital es abrumadora. Además, gracias a la proliferación de herramientas nacidas para facilitar este paso a todos los negocios independientemente de su soltura económica, cada vez es menos necesario contar con un equipo de expertos para empezar a dar los primeros pasos en este mundo. Con la cantidad de información existente en internet sobre absolutamente todo lo que podamos querer hacer, lo único que hace falta hoy en día es tener ganas y tiempo que dedicarle a aprender a hacer las cosas en condiciones.

Sin embargo, hay ciertas cosas que, aunque de primeras pueden parecer fáciles de plantear y que en la teoría creemos que dominamos, a la hora de realizarlas nos entran dudas. Y esto mismo es lo que les sucede a muchas personas cuando están planteando cómo construir una landing page perfecta para vender su producto o servicio. Y no es de extrañar, puesto que de ella depende en gran medida la efectividad de nuestras campañas. Te contamos nuestros consejos para ayudarte a tener éxito en tus campañas publicitarias creando landing pages eficaces.

Lo primero de todo. Piensa SIEMPRE en lo que vendes

Ya. Lo sabemos. Sabes a la perfección qué es lo que vendes y no hace falta que te digamos que lo tengas en cuenta. Pero es tan importante que nos vemos obligados a recordarte que es vital que lo tengas siempre presente cuando estés planeando construir una landing page para mejorar tus resultados. De hecho, para cualquier tipo de planteamiento estratégico. Te sorprendería saber cuánta gente pierde de vista su producto y sus objetivos a largo plazo por cegarse con ciertos aspectos que tendrán poco o ningún efecto en sus resultados.

Venga, ahora sí. Empezamos con los consejos prácticos

Antes de que pienses que somos una de esas páginas que se van por las ramas y terminan por no contarte nada, vamos a enumerarte los aspectos que deberías tener sí o sí en tu landing page si quieres que tenga la posibilidad de obtener los mejores resultados.

Consejo 1: El logo bien claro y a la vista

En la parte superior de la página se ubican los elementos más importantes de esta. Es por esto que nuestra recomendación es que tu logo siempre lo ubiques en este apartado. Con esto lograrás que tus usuarios tengan presente en todo momento que es tu marca y no cualquier otra dedicada a lo mismo que tú quien le está ofreciendo el producto o servicio.

Esto, que aparentemente puede parecer no tener mayor relevancia que el branding que pueda generarnos, nos reportará otros beneficios indirectos. Imagina que el usuario que aterriza en nuestra landing page está interesado pero antes de proceder con el formulario quiere seguir informándose y en ese momento no tiene tiempo porque está en un transporte público, en su trabajo o vete tu a saber dónde. Si logramos que tengamos claro quiénes somos, las probabilidades de que este usuario dedique un momento a buscarnos y seguir informándose se multiplican.

Consejo 2: Y las redes sociales también

Si el logotipo es importante, tanto lo son las redes sociales que estén vinculadas a tu marca (si es que las tienes cuidadas, ya que si solo empeorarán tu imagen mejor que ni las enseñes). Será por esta vía por la que pueden llegarte muchos contactos y futuros clientes a los que les interese tenerte en el radar.

Generarás confianza y servirá para tener la posibilidad de generar un engagement con el usuario en el futuro. Además, los usuarios que te empiezan a seguir en las redes sociales normalmente son usuarios que se encuentran un paso más adelante del funnel, ya que han decidido que eres lo suficientemente relevante como para querer contar con la posibilidad de seguirte y ponerse en contacto contigo por esa vía. Esto te permitirá realizar acciones especiales para estos usuarios en el futuro.

Consejo 3: Título y subtítulo de la landing page

El título de tu landing page deberá ser atractivo, tener un papel de mayor peso dentro de la landing y resumir a la perfección lo que se va a encontrar el usuario si continúa leyendo. Para plantearlo, lo mejor es que hagas previamente una búsqueda de palabras clave para asegurarte de que metes la que más te convenga dentro de ese título. Así mejorarás la calidad de tus campañas publicitarias y, además, ayudarás a los motores de búsqueda a entender de qué trata tu landing page.

Lo mismo sucede con el subtítulo. Su papel deberá ser menos importante que el del título (desde un punto de vista de peso visual), pero en un mundo ideal debería ampliar la información de este introduciendo otras palabras clave que te resulten estratégicamente interesantes. Ahora bien, recuerda que escribimos para los usuarios, no para los motores de búsqueda. Este subtítulo debe ser atractivo y tener utilidad para los visitantes.

Consejo 4: Crea un contenido de calidad

Todo, desde la imagen hasta los textos informativos, pasando por los CTAs y formularios, deben estar planificados y alineados con tus objetivos. Pero no solo debes tener claro qué es lo que quieres conseguir. Para lograr crear un contenido de calidad tiene que estar construido pensando específicamente en el buyer persona de tu empresa. Aprender a ponerte en su lugar y entender sus necesidades será clave para que tu landing page sea realmente eficaz.

Ahora bien, aunque el contenido deba variar en función de la persona a la que te diriges, esto no significa que no guarden en un 90% (grosso modo) de las ocasiones una estructura común. Te damos también unos cuantos tips que deberías tener en cuenta a la hora de generar el contenido de estas landing pages.

No te compliques

Usa frases sencillas ni compliques en exceso tus mensajes. La idea es que en un vistazo rápido tu usuario pueda enterarse de toda la información que necesita. Si para enterarse de lo que le estás contando necesita concentrarse, te aseguro que es mucho menos probable que termines generando esa conversión.

Vamos, que cuanto más cortas, directas y sencillas sean tus frases, mejor.

Explota el valor, no la funcionalidad

Al cliente la mayor parte de las veces le da igual conocer a fondo tu producto. Lo que quiere saber es cómo va a aportarle un valor añadido a su vida si decide aceptar el intercambio (unas veces será monetario y otras meramente informacional). Céntrate en contarle por qué le merece la pena pagar por tu producto, qué es lo que te hace diferente y, en definitiva, por qué tu producto es mejor que el de tu competencia.

Utiliza las imágenes de forma inteligente

Está demostrado que un uso adecuado de imágenes y vídeos en las landing page mejora los resultados de estas. Asegúrate de que incluyes las suficientes para hacer tu contenido atractivo y llamativo, pero sin quitarle protagonismo al contenido en sí mismo. De hecho, existen ciertos trucos que te ayudarán a aumentar los resultados de los elementos que nos interesan de una página web.

Uno de ellos es emplear en tu favor las miradas y manos de las personas que muestres en tus imágenes. Se ha demostrado que cuando la mirada y postura corporal de la persona fotografiada apunta hacía un lugar concreto, las personas tienden a dirigir su mirada hacia ese punto. Muy buena idea para dirigir la atención de tus usuarios hacia tu CTA.

Nos comen más los ojos que la boca

Da igual lo racionales que nos consideremos a nosotros mismos. Es indiscutible que la primera impresión cuenta, y si no tienes en cuenta ciertas reglas de armonía visual ni presentas el contenido de forma atractiva, con descansos visuales, separando las secciones de forma clara e intuitiva e incitando y guiando la lectura de tus usuarios a través de recursos visuales, tus probabilidades de éxito se ven perjudicadas.

Por ello, creemos que una de las mejores decisiones que se pueden tomar si vas a lanzar una campaña para conseguir clientes a través de una landing page es contar con un profesional en diseño web que se asegure de que todo esto se desarrolla de forma correcta.

 

Consejo 5: El formulario, si breve, dos veces bueno

La cantidad de usuarios que conseguirás que rellenen los datos de tu formulario será inversamente proporcional al número de campos que les pidas en este. Muchas veces parece que la gente se empeña en conocer hasta tu fecha de nacimiento cuando este dato no podría importarles menos para sus objetivos. Sí, siempre viene bien poder categorizar a tus usuarios al máximo, pero si por hacerlo vas a perder a la mitad de los que podrían haber sido usuarios en un futuro, no merece la pena. Porque admitámoslo: cuando nos piden datos como nuestra edad, nuestro teléfono, nuestra ubicación o cualquier otra cosa que no esté directamente relacionado con el servicio o producto que vamos a ofrecer, sentimos que nuestra privacidad está siendo violada y nos incomoda. A nadie le gusta dar más datos de los estrictamente necesarios.

Por ello, nuestro consejo es que, si lo único que necesitas es su correo para meterlo en tu base de datos de envío de tu newsletter, pídele solo el correo electrónico. Si necesitas información más detallada por el tipo de producto que ofreces, está claro que tendrás que pedirle más información. Por ejemplo, para poder darle al usuario información detallada sobre un máster por el que se ha interesado, le puedes pedir su nombre, su email y su número de teléfono para complementar la información que le vas a mandar por correo con una llamada en la que les expliques en qué consiste el programa y el perfil de alumnos al que se dirige. Pero olvídate de incluir todo campo que no vayas a utilizar en tu siguiente contacto con el usuario y que no sea vital para comunicarte con él.

Además, el formulario debe ubicarse en diferentes sitios de la web en función de la longitud de esta y de la estrategia de copywriting llevada a cabo. Está claro que deberías incluirlo siempre en tu sección above the fold, pero deberías incluir más CTAs que te lleven a rellenar el formulario o incluso incluirlo en diferentes formatos si tu landing es muy extensa.

Conclusión final

A pesar de todo lo enunciado anteriormente, lo que queremos dejar claro es que no existen fórmulas mágicas que te aseguren el éxito en tus campañas, ya que esto depende de infinidad de variables y cada caso es un mundo. Habría que tener en cuenta cosas totalmente ajenas a la campaña como la calidad del producto, la manera en que se lo presentas al usuario, tu reconocimiento como marca, etc.

Y para cada caso particular, la landing perfecta será diferente a las que en un pasado han funcionado con otros productos. En definitiva, crear una buena landing page es un proceso que se aprende errando y estando dispuesto a aprender de dichos errores. Por ello, es vital contar en nuestro equipo con alguien que tenga experiencia en la construcción de landing pages y que entienda a la perfección tanto el producto y el sector en el que nos movemos como las palancas que realmente incitarán a tu potencial consumidor a registrarse.

 

¿Te ha gustado lo que has leído? Entonces échale un ojo a los siguientes artículos. ¡Creemos que te interesarán!

Aprende copywriting para mejorar tus resultados en email marketing

UX y CRO. Claves para el marketing de resultados

Seguir leyendo —

¿Quieres más contenido?

Ver los post

¿Preparado para comenzar?

Contáctanos
Subir